Colores, temperatura, luminosidad

Como ya sabemos, unas estrellas son mayores y otras menores que el Sol, unas más luminosas y otras menos luminosas. Las diferencias son enormes, aunque desde el primer momento conviene advertir que las más calientes no son siempre las más luminosas, pues las gigantes rojas tiene una temperatura superficial baja y una gran luminosidad. Existen estrellas,  como la Epsilon del Cochero o la Ji del Cisne, frente a las cuales nuestro Sol sería  como una pelota de tenis ante la cúpula de una gran catedral. Las hay también enanas, poco mayores que Júpiter, más variedad imposible.
Conviene advertir que es en el volumen donde se dan las más fuertes diferencias: hay estrellas miles de millones de veces más grandes que otras. Menos espectaculares, aunque también muy grandes, son las desemejanzas de brillo; unas estrellas son cientos de miles de veces más luminosas que otras. En cambio, las desigualdades de masa son mucho menos impresionantes: hay estrellas varios cientos de veces más pesadas que otras. Ello se debe a que las estrellas muy voluminosas son poco densas, mientras las enanas tienen una densidad elevada, o hasta sorprendentemente fuerte, como es el caso de las enana blancas.
Clase
Temperatura
Color Convencional
Masa
Luminosidad
Líneas de absorción
Ejemplo
O
28 000 – 50 000 K
Azul
60
140 000
B
9600 – 28 000 K
Blanco azulado
18
20 000
Helio, hidrógeno
A
7100 – 9600 K
Blanco
3,1
80
Hidrógeno
F
5700 – 7100 K
Blanco amarillento
1,7
6
G
4600 – 5700 K
Amarillo
1,1
1,2
Calcio, helio, hidrógeno y metales
El Sol
K
3200 – 4600 K
Amarillo anaranjado
0,8
0,4
Metales y óxido de titanio
M
1700 – 3200 K
Rojo
0,3
0,04
Metales y óxido de titanio
La clasificación más usual de las estrellas es la que se hace son arreglo a su color. Para designar cada tipo, se usan las letras O, B, A, F, G, K, y M. Las estrellas de tipo O y B son azuladas y tienen una alta luminosidad; su temperatura , en la superficie, puede llegar a los 25.000-30.000 ºC . Las de tipo A son blancas, menos luminosas, y con temperaturas del orden de 10.000-12.000 ºC de temperatura; las G, como nuestro Sol, son amarillas y de unos 6.000 ºC de temperatura; las K, anaranjadas y más frías; finalmente, las M son rojas, y su temperatura es del orden de los 3.000-3.500 ºC admitiendo moléculas de cuerpos compuestos en su atmósfera. Las demás estrellas solo contiene elementos simples,  y las de tipo O apenas muestran más que hidrógeno. Hertzsprung y Russell fueron los primeros en darse cuenta de esta secuencia o relación , el espectro o color, y la temperatura. 
En su diagrama las estrellas figuran distribuidas de acuerdo con su luminosidad (eje vertical) y su color o tipo espectral (eje horizontal), los cuales están relacionados con la temperatura de la superficie. La mayor parte de las estrellas se sitúan en la secuencia principal, desde las calientes B hasta las enanas rojas tipo M. en las franjas horizontales se encuentran las gigantes.Hasta hace poco, se suponía que las gigantes azules eran excepcionales. Hoy se cree que en el centro de la Galaxia hay un fabuloso enjambre de ellas, y su número puede ser elevadisimo. Por desgracia no podemos verlas, porque una colosal nube oscura de polvo cósmico nos las oculta eternamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s