Quiero comprarme un telescopio

Después de observar el cielo a simple vista, conocer la mayoría de las constelaciones, llega el momento inapelable de tomar la decisión de comprarnos un instrumento, que sea nuestro compañero inseparable en nuestras observaciones: UN TELESCOPIO, sin él no podemos dedicarnos a la astronomía practica.
Lo primero que me preguntan las personas que quieren comprar un telescopio es ¿cuantos aumentos debe de tener?, ¿que es lo que puedo observar? ¿hasta donde alcanza?. Bien, en este post y en el próximo creo que podremos contestar todas estas preguntas.

En el la entrada de Instrumentos para observar hablamos de los telescopios refractores que tiene una lente como objetivo y los reflectores que poseen un espejo.

A igualdad de abertura (diámetro del objetivo) son más baratos los reflectores. Para lograr los mismos resultados un telescopio reflector tiene que ser 50 o 100 por 100 más amplio que un refractor. Ademas el refractor se ve menos afectado por las turbulencias. Pero antes de adquirir un telescopio pensemos en su capacidad, nuestra experiencia y en nuestro bolsillo.
Entre las condiciones ópticas más fundamentales de nuestro telescopio hemos de distinguir:

Abertura

Telescopio Schmidt-Cassegrain

La abertura es el diámetro del objetivo y varían de un refractor a un  reflector. Para los aficionados, los refractores, para que se útiles para la observación, varían entre 6 y 20 cm y los reflectores entre 10 y 30 cm.

Las mayores aberturas son recomendables para los aficionados que ya tienen experiencia en la observación con telescopio.
La abertura proporciona luminosidad y definición en las imágenes que nos llegan al ocular. Con un telescopio de 6 cm de abertura podemos ver hasta la 9.7 magnitud  de 10 cm hasta la magnitud 11.4 y así sucesivamente.
En cuanto la definición o precisión de los detalles de una imagen a igualdad de aumentos, los telescopios de mayor abertura nos ofrecerán imágenes mas clara, con mayor resolución y detalles más finos, por ejemplo, las bandas de Júpiter, o la división de Cassini en los anillos de Saturno. Pero sobre todo, separando las estrellas dobles. Un refractor de 6 centímetros de abertura debe separar sin dificultad estrellas que diste 2″; uno de 7.5, estrellas que disten 1″5; uno de 10 centímetros, estrellas que disten 1″.

Distancia focal.

Es el factor determinante de los aumentos, junto con la potencia de los oculares empleados. Una abertura de 6 centímetros soporta una distancia focal de 80 centímetros a un metro; una abertura de 7,5, una distancia focal de un metro a 1,25; una abertura de 10 centímetros , una distancia de 1.5 metros. Como de costumbre, los reflectores soportan una relación focal algo más modesta. En un refractor la distancia focal es muy similar a la longitud del tubo y en un reflector la distancia focal es mayor que la longitud del tubo: si se trata de un sistema Cassegrain la distancia focal es más del doble que la longitud del  tubo.

 

El campo

El campo es la amplitud angular del espacio observable por un instrumento y depende de la abertura ( a mayor abertura más campo), de la distancia focal y del ocular que empleemos (a mayor potencia del ocular, menos campo). Debemos que tener en cuenta que los oculares que tienen menor distancia focal más aumentos proporciona y, por lo tanto, menor es el campo. Es importante tener un ocular débil para operar en un campo de al menos 30′ es decir, que permite observar enteros el Sol (con filtro adecuado) y la Luna, que tiene un campo de 30′ y 32′ minutos respectivamente.
Para saber el campo de un ocular, enfocaremos una estrella cercana al ecuador (declinación cercana a 0º0′) y cronometrar el tiempo que, con el telescopio quieto, tarda en recorrer el campo de extremo a extremo, contando los segundos que tarde el transito, lo dividimos por 4 y tendremos el campo de nuestro telescopio en minutos de arco con el ocular empleado.

Aumentos

Cuando un operador de un telescopio habla de 400 aumentos, se refiere a que el diámetro del objeto en observación aparece multiplicado por 400. Con 30 aumentos pueden observarse las montañas de la Luna; con 50 las bandas de Júpiter o los anillos de Saturno y con 200 puede trazarse aceptables mapas de Marte en oposición.
El número de aumentos se determina por el resultado de dividir la distancia focal del objetivo por la del ocular en m/m. Si el objetivo tiene una distancia focal de 1 metro (1000 m/m) y el ocular 1 cm (10 m/m) obtendremos 100 aumentos; con un ocular de 5m/m alcanzaremos los  200 aumentos.
Debemos recordar que la luminosidad optima de un telescopio se obtiene multiplicando por 2 la abertura del telescopio en m/m, por ejemplo, un telescopio que tenga una abertura de 6 cm (60 m/m) los aumentos adecuados, para obtener una buena imagen, serán de 120.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s