Archivo de la categoría: constelaciones

ASTRONOMÍA ESFÉRICA (II)

2.- Movimientos visibles de las estrellas, del Sol, de la Luna y de los planetas.

Si observamos el cielo estelar durante varias horas no es difícil advertir que la bóveda celeste gira levemente en su conjunto, con todos los astros que en ella se encuentran, alrededor de cierto eje imaginario que pasa a través del lugar de observación. Este movimiento de la bóveda celeste y de los astros se denomina movimiento diurno, la vuelta entera se efectúa en un día. Como resultado del movimiento diurno las estrellas y otros cuerpos celestes cambian continuamente de posición respecto a los lados del horizonte. Seguir leyendo ASTRONOMÍA ESFÉRICA (II)

ASTRONOMÍA ESFÉRICA (I)

1.- La bóveda del cielo.

En la bóveda del cielo hay que distinguir fundamentalmente dos clases de astros: los que se mueven y los que no. Esta distinción la hacemos prescindiendo del movimiento global de la bóveda en virtud a la rotación y traslación de la Tierra. Tenemos por tanto, unas estrellas, cúmulos, nebulosas, galaxias, etc. que guardan entre si unas posiciones a las que podemos calificar de fijas. Y, moviéndose por delante de ellos, es decir, en primer termino, otros astros que van desplazándose independientemente del fondo más o menos fijo. Son los astros de nuestro sistema (Sol, planetas, satélites, asteroides, cometas, etc.) algunos de los cuales tienen movimientos aparentes muy rápidos. Desde hace muchos siglos el hombre aprendió a distinguir las distintas clases de astros precisamente por esta diferencia que comentamos. Seguir leyendo ASTRONOMÍA ESFÉRICA (I)

TAMAÑO DEL UNIVERSO (V)

Siguiendo con la exigencia de obtener el paralaje para determinar la distancia de algunas de las estrellas mas próximas. Fue entre los años de 1830-1839, cuando se acometió con precisión este problema por parte de tres astrónomos que trabajaron independientemente, Besse, Henderson y Struve, los más llegaron a la conclusión de que las estrellas del sistema Alpha Centauri, las mas cercanas a nosotros, se situaban a 4,29 años luz. (El año-luz es la distancia que la luz recorre en un año y equivale a unos 10 billones de kilómetros).
También se determinaron las distancias  a 61 Cygni y a Vega, resultando ser estas de 11,1 y 27 años-luz respectivamente  Con estos datos ya no cabía duda que el sistema solar se encontraba aislado en medio un vació gigantesco. Seguir leyendo TAMAÑO DEL UNIVERSO (V)

EL ZODIACO ASTRONÓMICO

El Zodiaco es una banda de la esfera celeste de 18º de anchura centrada en la eclíptica (circulo formado por la intersección del plano de la órbita terrestre con la esfera celeste, y que aparentemente recorre el Sol durante el año).
Esta se divide convencionalmente en doce partes iguales denominadas “signos” que corresponden a arcos de 30º de longitud. Los signos se designan por el nombre de la constelación con la que aproximadamente coincidan cuando fueron designados, hace más de 2.000 años, actualmente existe un deface de 30º. con su posición verdadera. Más de la mitad de tales constelaciones tienen nombre de animal, de ahí la denominación de zodiaco dada a tal banda.

Constelaciones zodiacales:

Acuario            Tauro               Leo                 Escorpio
Piscis               Geminis            Virgo              Sagitario
Aries                Cancer             Libra              Capricornio

EL CIELO EN INVIERNO

Las noches de invierno tienen una ventaja (a pesar del frío): son las más prolongadas del año. El astrónomo puede comenzar  su trabajo antes de cenar, y no ha de madrugar en exceso para encontrarse todavía con la noche cerrada. Y si bien es cierto que la nubosidad invernal es frecuente en casi todas las comarcas más continentales, poseen una transparencia incomparable, como no es posible encontrar en el resto del año. Seguir leyendo EL CIELO EN INVIERNO

LAS CONSTELACIONES DE OTOÑO

Esta es la época del año en la que, quizás mejor que en cualquier otra, la ancha franja de la Vía Lástea se presenta a la observación en las mejores condiciones. La vislumbramos salir, por el cuadrante noreste del horizonte y subir perpendicularmente por la bóveda celeste, asaltando el amplio pentágono del Cochero, en el que brilla la regulgente Capella. Roza Perseo y la rojiza Algol en la zona donde se extiende la amplia W de Casiopea. El río sideral atraviesa la gran cruz del Cisne y las estrellas del Aguila, cuya presencia nos deja adivinar Altair. Y, al fin, desaparece bajo el horizonte pálido de las constelaciones de la Serpiente y Sagitario. Nos damos cuenta que, con excepción de Perseo, la Vía Láctea no toca ninguna de las constelaciones importantes que existen en el hemisferio celeste dirigido hacia el sur, ya que el Lagarto y el Triángulo son poco significativas. Esto hace que resalte todavía más una de las constelaciones más notables y que en esta época es cuando mejor se puede observar. Se trata del célebre cuadrado, formado por tres estrellas luminosisimas de Pegaso, y por una cuarta, igualmente vistosa, que pertenece a la constelación de Andrómeda. Seguir leyendo LAS CONSTELACIONES DE OTOÑO