Archivo de la categoría: cumulos

La Galaxia

Si queremos contemplar el firmamento en toda su grandeza, tenemos que salir de la ciudad en una noche serena y sin luna. Entre los focos artificiales, o con luna llena, no lograremos contar miles de estrellas, ni contemplar, a simple vista, el más  portentoso espectáculo de los cielos que es la Vía Láctea. La Vía Láctea, o Galaxia, se nos presenta como una banda lechosa (de ahí su nombre) de suave resplandor, que  atraviesa una zona del cielo como un gran arco tendido sobre nuestras cabezas. Los antiguos pensaban que este arco lechoso era algo así como la soldadura que unía a los dos hemisferios celestes.

Seguir leyendo La Galaxia

Cúmulos de estrellas

Hay dos tipos de cúmulos de estrellas: cúmulos abiertos y cúmulos globulares. Todas las estrellas de cada cúmulo se formaron a partir del colapso de una nube molecular. Aunque las estrellas más grandes se forman más rápido que las pequeñas, todas se formaron aproximadamente al mismo tiempo, con pocos millones de años de separación.  Las diferencias observadas entre los miembros de un cúmulo pueden ser debidas a sus diferentes masas, que determinan la velocidad  a la que la estrella recorre las distintas etapas de su vida.

Seguir leyendo Cúmulos de estrellas

Estrellas variables

Un gran número de estrellas no tienen brillo constante, sino que varían periódicamente, o lo que es lo mismo, no conservan la misma magnitud aparente y en un periodo más o menos largo y más o menos regular, sus magnitudes alcanzan valores diferentes, tales estrellas se llaman variables.
Por ejemplo, la estrella Mira Ceti (constelación de la Ballena) que históricamente fue la primera variable conocida, en un periodo de 332 días pasa de la 2ª a la 9ª magnitud.

Seguir leyendo Estrellas variables

TAMAÑO DEL UNIVERSO (VI)

El sistema estelar propuesto por Herschel supuso un nuevo golpe a la valoración que el hombre tenia de si mismo como centro y medida de todas las cosas. Copernico  nos hizo ver que nuestro planeta era solo uno entre muchos y que además no era el más grande, pasando a ser el Sol al que pertenecemos, y que es nuestra fuente de luz y calor y en definitiva el origen de nuestra vida, el centro del Universo. Pero si habiamos comprobado que el Sol era una estrella más entre los millones de estrellas del firmamento, ¿que razón había para suponerlo el centro del Universo?. Seguir leyendo TAMAÑO DEL UNIVERSO (VI)

ASTRONOMÍA ESFÉRICA (I)

1.- La bóveda del cielo.

En la bóveda del cielo hay que distinguir fundamentalmente dos clases de astros: los que se mueven y los que no. Esta distinción la hacemos prescindiendo del movimiento global de la bóveda en virtud a la rotación y traslación de la Tierra. Tenemos por tanto, unas estrellas, cúmulos, nebulosas, galaxias, etc. que guardan entre si unas posiciones a las que podemos calificar de fijas. Y, moviéndose por delante de ellos, es decir, en primer termino, otros astros que van desplazándose independientemente del fondo más o menos fijo. Son los astros de nuestro sistema (Sol, planetas, satélites, asteroides, cometas, etc.) algunos de los cuales tienen movimientos aparentes muy rápidos. Desde hace muchos siglos el hombre aprendió a distinguir las distintas clases de astros precisamente por esta diferencia que comentamos. Seguir leyendo ASTRONOMÍA ESFÉRICA (I)