Archivo de la categoría: estrellas

LAS CONSTELACIONES DE OTOÑO

Esta es la época del año en la que, quizás mejor que en cualquier otra, la ancha franja de la Vía Lástea se presenta a la observación en las mejores condiciones. La vislumbramos salir, por el cuadrante noreste del horizonte y subir perpendicularmente por la bóveda celeste, asaltando el amplio pentágono del Cochero, en el que brilla la regulgente Capella. Roza Perseo y la rojiza Algol en la zona donde se extiende la amplia W de Casiopea. El río sideral atraviesa la gran cruz del Cisne y las estrellas del Aguila, cuya presencia nos deja adivinar Altair. Y, al fin, desaparece bajo el horizonte pálido de las constelaciones de la Serpiente y Sagitario. Nos damos cuenta que, con excepción de Perseo, la Vía Láctea no toca ninguna de las constelaciones importantes que existen en el hemisferio celeste dirigido hacia el sur, ya que el Lagarto y el Triángulo son poco significativas. Esto hace que resalte todavía más una de las constelaciones más notables y que en esta época es cuando mejor se puede observar. Se trata del célebre cuadrado, formado por tres estrellas luminosisimas de Pegaso, y por una cuarta, igualmente vistosa, que pertenece a la constelación de Andrómeda. Seguir leyendo LAS CONSTELACIONES DE OTOÑO

PERSEO

La relación entre el hombre y las estrellas ha existido desde los albores de la humanidad. Los Mitos griegos trataron de relacionar los nombres de las estrellas con los hombres cuyos méritos les hizo acreedores a convertirse en estrellas o constelaciones o a que éstas llevaran sus nombres.

El mito de Perseo está relacionado con varios dioses y héroes. Perseo acababa de matar a la Gorgona y llevaba su cabeza, que petrificaba a toda persona o animal que la mirase. Iba montado en el caballo alado Pegaso. Al llegar a las costas de Etiopía vio a Andrómeda encadenada a una roca, en espera de que llegase un monstruo marino (La Ballena) que la devorase, por orden del oráculo, para acabar con la destrucción que aquel monstruo realizaba en dicho país, como castigo a que su reina Casiopea, esposa del rey Cefeo, se jactó de ser más bella que las Nereidas. Perseo mostró la cabeza de la Medusa al monstruo, que quedó petrificado. Todos están en forma de constelaciones en el cielo estrellado.

photo credit: Florence For You via photopin cc

CONSTELACION DE ANDRÓMEDA Y GALAXIA DE ANDRÓMEDA (M31)

Esta constelación está junto a Pegaso y sigue tras de ella cuatro estrellas en una línea quebrada que forman su cuerpo y la pierna derecha, esta constelación queda paralela a la Vía Láctea y a Casiopea, en uno de sus extremos, junto a Pegaso, se encuentra la estrella Alpheratz  y el otro extremo de la constelación apunta a Perseo.
La Galaxia de Andrómeda (M31) se encuentra a 2,2 millones de años luz, es la única que podemos observar a simple vista. El diámetro de Andrómeda mide aproximadamente 150.000 años luz y contiene unos 300.000 millones de estrellas, con pequeños telescopios podemos ver las otras dos galaxias situadas en sus extremos, una es M32 y la otra NGC 205. La Galaxia de Andrómeda es la mayor de las que forman nuestro grupo local, la segunda es la Vía Láctea.